Mar 4, 2011
0 0

UNA VISIÓN PERSONAL DE LA SANIDAD PALMERA

Written by
Share

Durante dos años y medio tuve la oportunidad de mejorar lo que me fue posible en ese poco tiempo y en un contexto de crisis económica, la sanidad palmera desde la Dirección Médica del Hospital General de La Palma (HGLP).Desempeñé el puesto con humildad, honradez y con gran dedicación. Esa etapa de mi vida, para quienes me conocen fue un sobre esfuerzo familiar y personal importante, pero los logros conseguidos para mi ISLA en la parte que directamente me competían lo compensaban.

Cuando fui nombrada Directora Médica del HGLP en octubre de 2008 detecté numerosos problemas e hice una lista de prioridades para ir acometiendo las mejoras, pero evidentemente no todas pudieron tomarse en tan poco tiempo. Tampoco gustaron a todos pues las costumbres de muchos años se convierten en normas y lo peor en vicios. Cuando intentas que todos los facultativos tengan las mismas obligaciones y derechos, a algunos que hasta entonces han gozado de privilegios no les gusta.

La Palma es una isla tranquila y con gran calidad de vida, en nuestro día a día realmente no necesitamos grandes cosas aunque nos parezca fundamental tenerlas. Cuando nuevos profesionales tienen la oportunidad de conocerla, les apasiona vivir en ella, su desarrollo profesional puede ser importante si se les apoya y permite trabajar. Siempre había oído que venían y se marchaban porque no se les daba su espacio dentro del Hospital. Me he ocupado personalmente de enseñarles La Palma, ayudarles a buscar casa y colegio, en fin intentar acogerlos de la mejor manera posible y ahí están los 29 especialistas nuevos trabajando por nuestra isla y en mejora de la sanidad palmera. Aquellos que llevan años trabajando con gran sobresfuerzo por la escases de plantilla, he intentado apoyarlos y reconocer su gran labor, y también los he tenido muy presentes.

NUESTROSPEQUEÑOS LOGROS:

Cuando llegamos al Hospital no había GUARDIAS DE PRESENCIA física de anestesia ni ginecología, lo cual me parecía intolerable. Las de ginecología se implantaron de inmediato y un año después, tras conseguir dos especialistas nuevos las de anestesia.

En URGENCIAS había 9 médicos, contratamos tres más y reforzamos así las noches en las que sólo había un médico de turno para las urgencias de toda la isla.

En LA ATENCION AL EMBARAZO se implantó la epidural, el control del embarazo de la mujer sana en primaria por las matronas, únicas profesionales de Canarias a las que se les estaba negando esa posibilidad que es parte fundamental de sus competencias.

Respecto a la CONTRATACIÓN DE MÉDICOS: veintinueve especialistas se contrataron en el HGLP desde octubre 2008 a octubre 2010.Se contrataron dos psiquiatras y un psicólogo clínico, una nefróloga, dos internistas, un neurólogo, una digestiva, una oftalmóloga, un rehabilitador, dos traumatólogos, un analista, cinco cirujanos, tres anestesistas, tres ginecólogos, dos radiólogos, un anatomopatólogoy dos médicos de urgencias.

Aún así resultan insuficientes, pero el contexto presupuestario no dio para más y aquellos que me conocen saben que una de mis mayores frustraciones fue pasar de buscar médicos por todo el territorio español a tener curricula sobre mi mesa y no poder seguir contratando.

No obstante, gracias a la planificación y las nuevas incorporaciones  pudimos aumentar el número de intervenciones de cataratas, suprimir la externalización de la revisión de la mujer sana, no privar a las palmeras de algunos derechos que ya tenían otras islas como la epidural o el que en el seguro te pongan un DIU y no tener que pagar por ello.

El gran esfuerzo de los especialistas del hospital palmero y las nuevas incorporaciones permitieron bajar la lista de espera quirúrgica y no sólo mejoramos cuantitativa sino cualitativamente el tiempo que esperaban los palmeros.

En CUANTO A LAS CANCELACIONES, me parecen LAMENTABLES, es un ejemplo de disfunción del SERVICIO DE ADMISIÓN que no logramos arreglar, no dio tiempo a hacer todo lo que se quería. Dichas cancelaciones, ajenas en el 99% de las veces a los grandes profesionales de nuestro hospital palmero, se producen por un cúmulo de circunstancias( bajas médicas, permisos imprevistos, errores humanos, sobrecarga en el trabajo de planta,…) que en fin sólo demuestran una mala organización del engranaje de citaciones. Aquellos pacientes que en su peregrinar de quejas, llegaron a mi despacho, saben que intenté arreglárselo, que les pedí disculpas en nombre de la organización y que siento no haber tenido tiempo de arreglarlo.

El único servicio que no fue factible mejorar fue digestivo, sólo conseguimos parchearlo con concertaciones y colaboraciones externas. Espero que en los nuevos MIR que acaban en mayo, alguno esté dispuesto a ir a nuestro Hospital.

 

COSAS PENDIENTES:

Pese a nuestro esfuerzo y la dedicación nos quedaron cosas pendientes

Poder seguir ampliando la plantilla de especialistas.

Poder ejecutar el proyecto de neonatos y el quirofanillo que por falta de financiación quedaron sin hacer.

Instalar un equipo de RMN en el espacio acondicionado para completar los estudios que el TAC multicorte adquirido nos permite.

Implantar la presencia física de radiólogos y traumatólogos tan necesaria.

Contar con una unidad de hemodinámica en el HGLP.

Desarrollar el programa de paliativos que redactamos y pusimos los primeros cimientos, integrando la Atención domiciliaria con la existencia de camas hospitalarias. Cuando un paciente está en sus últimos días, es muy reconfortante poder pasar sus últimos momentos en casa con su familia sin dolor y sin incertidumbre. Y ese proyecto que parece que pronto será una realidad lo puso en marcha el Partido Popular.

Contratar un segundo psiquiatra infantil para culminar el buen funcionamiento de la unidad que creamos.

La escasa colaboración de los centros sociosanitarios (como el Hospital de Dolores o la residencia de pensionistas) en cuanto al traslado de los pacientes crónicos desde el Hospital. Siento una enorme tristeza por la politización de temas tan sensibles y cuando los principales perjudicados son personas.

La insatisfacción de no poder ayudar a aquellos familiares de pacientes que no teniendo patologías agudas, no podían irse a vivir solos y su permanencia en nuestro Hospital suponían que otros no pudieran ser atendidos.

La falta de tiempo para terminar la coordinación tan necesaria entre Atención primaria y Atención especializada y la capacidad económica para haber aumentado la capacidad resolutiva de los médicos de familia, parte primordial del sistema.

 

 

SATISFACCIONES PERSONALES:

Sin embargo el trabajo siempre da sus frutos y obtuvimos importantes satisfacciones que estoy convencida que los pacientes pudieron comprobar.

El incorporar gran número de profesionales en esos dos años y medio.

Las mejoras de la actividad y de las listas de espera gracias al esfuerzo de mis colegas.

La comprensión de los pacientes insatisfechos con algunas deficiencias del sistema cuando venían a mi despacho y les explicaba la situación y pedía disculpas y el agradecimiento y la cercanía de los pacientes que llegaban enfadados a mi despacho por algún inconveniente y tras buscar juntos una solución salían satisfechos.

 

 

En RESUMEN, quienes me conocen, saben que hice lo IMPOSIBLE por mejorar la sanidad de mi isla, y que no me dio tiempo material de más. Soy médico por vocación, adoro mi profesión y mi isla y me hubiera gustado acabar mi trabajo pero las circunstancias no lo permitieron.

Creo que no se debe politizar con temas como el sanitario y que la humanidad y el respeto deben estar por encima de todo. No me parece justo ni de recibo intentar enturbiar el trabajo que se hizo y pudo comprobarse. Quiero dar las GRACIAS desde aquí al elenco de grandes profesionales que tiene nuestro Hospital y aquellos ciudadanos que tuve la oportunidad de recibir, cuando algún fallo del sistema les hacía acabar en mi despacho, por su gran COMPRENSIÓN.

 

Article Categories:
Opinión

Comments to UNA VISIÓN PERSONAL DE LA SANIDAD PALMERA

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share