Ene 24, 2011
0 0

Los realejeros renovaron, 402 años después, su voto de agradecimiento a San Vicente Mártir

Written by
Share

Los realejeros renovaron el voto a San Vicente Mártir 402 años después de que lo hicieran por primera vez. En la mañana de hoy sábado, 22 de enero y onomástica del copatrón de la Villa, se rememoró una tradición de cuatro siglos de historia con la que los vecinos de Los Realejos muestran el agradecimiento al santo en su intermediación para que finalizara la Peste de Landres, que asoló la Isla y el municipio a comienzos del siglo XVII.

La jornada se inició a las 11 de la mañana con el traslado del pendón de la villa desde la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción –en el Realejo Bajo- hasta la Ermita de San Vicente, en cuya plaza se ofició la celebración eucarística, presidida por el párroco de la Iglesia de la Concepción, Marcos Antonio García Luis y cantada por el coro San Andrés y Santa Mónica. El recinto, un año más, contó con un lleno absoluto de público, pese a la inestabilidad del tiempo.

La lluvia respetó la procesión cívica que salió pasada dicha hora, encabezada por el alcalde realejero, Oswaldo Amaro Luis, la corporación municipal al completo, representantes de la parroquia y de la Hermandad del Santísimo Sacramento. Una vez concluida la función religiosa, el mandatario tomó la palabra para “en nombre de todos los realejeros, ratificar un año más, el voto ofrecido a San Vicete Mártir y siguiendo el compromiso que adquirieron nuestros antepasados en 1609”.

A los actos también acudieron autoridades del Gobierno y Parlamento de Canarias como el director general de Centros e Infraestructura Educativa, José Regalado Álvarez, y la diputada Flora Marrero Ramos; consejeros del Cabildo y concejales de otros Ayuntamientos del Norte de la Isla, acompañados por representantes del Ejército de Tierra, Mar y Aire; el Cuerpo Nacional de Policía y el jefe de la Policía Local. El apartado musical estuvo protagonizado por la Banda de Música La Filarmónica.

Hay que recordar que esta tradición -de las más antiguas de Tenerife- se remonta al año 1609, cuando los regidores municipales con el párroco de la Concepción hicieron promesa de acudir todos los años a celebrar la festividad del Santo, en acción de gracias por haberlos librado de la temida peste, que causó miles de bajas.

Article Tags:
·
Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share