Ene 3, 2011
0 0

Los Estados Unidos de Europa

Written by
Share

El reciente rescate europeo a Irlanda ha abierto una gran discusión en torno al papel económico de la Unión Europea y que en líneas generales viene a plantearse casi al mismo nivel que la discusión sobre la reforma de las autonomías. Son dos niveles que están ganando cada vez más importancia no sólo en el plano político, sino en el social y económico, pero que sin una regulación explícita y contundente sobre sus competencias hará que ambos proyectos fracasen estrepitosamente.

Pero, centrándonos en la Unión Europea, sobra decir que es necesario desde ya, la unión económica y fiscal, no basta con la unión monetaria, si no queremos que la UE termine convirtiéndose en una especie de ONG, y es que estos salvíficos rescates no han hecho más que retrasar aún más la salida de la crisis del conjunto de Estados miembros, ha dañado también la imagen exterior de Europa y lo que es aún peor, que países de gran importancia como Alemania han amenazado con su salida del euro.

Por otro lado, de nada valen respuestas ambiguas ante actuaciones claramente intolerantes e ilícitas como la de Nicolas Sarkozy, que este año ha batallado con su decisión de expulsar a rumanos de Francia. Es necesario que frente a estas actitudes, las autoridades europeas actúen con determinación y firmeza guiadas por el principio básico de esta confederación, que no es otra que la unidad.

Es la hora de Europa, de reclamar su papel, de ser así tendremos un futuro lleno de esperanza. Las culturas, los estilos de vida se van cohesionando cada vez más; los problemas sociales son ahora más comunes; y, entre los jóvenes se extiende cada vez más ese sentimiento de pertenencia a una realidad supranacional palpable, es algo irremediable. Pero dejando de lado los sentimientos, es algo que exige el sentido común, ante un mundo cada vez más globalizado y con dos claras potencias: Estados Unidos y China. En este contexto de nada sirve una Europa desunida.

A los canarios, Europa nos es de lo más cercano, nuestra situación como región ultraperiférica nos hace ser más conscientes de la importancia de la Unión Europea en nuestras vidas. Nuestra posición geoestratégica ha hecho que por nuestras tierras pasasen franceses, flamencos, irlandeses, alemanes, que conformaron un entramado social cosmopolita.

En conclusión, ayudemos a construir Europa, no fracasemos donde lo intentó Carlomagno. No perdamos el sueño que tanto deseó Víctor Hugo, «una fraternidad europea, los Estados Unidos de Europa». En nuestras manos tenemos un instrumento de progreso, pero que si no lo remediamos por medio de nuestros representantes se convertirá un obstáculo que desaparecerá.

Víctor Bethencourt Lorenzo

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share