Dic 16, 2010
0 0

El Banco Santander ha asegurado que España no se encuentra “en zona de alto riesgo”

Written by
Share

El vicepresidente y consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, ha asegurado que España no se encuentra “en zona de alto riesgo” y ha descartado un posible rescate por parte de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Esa probabilidad no existe. España está bastante al abrigo de esta situación”, ha afirmado.

Además, ha valorado el acuerdo en materia de pensiones alcanzado entre el PSOE y el principal acuerdo de la oposición y ha recomendado al Gobierno que liberalice ahora “todos los mercados que pueda”.

Durante su intervención en el II Foro liderazgo Euskadi, celebrado en Bilbao, con la presencia de destacados representantes de la clase empresarial vasca, Sáenz se ha mostrado convencido de que España no está abocada al “rescate”.

A su juicio, “siempre hay posiciones catastrofistas en todos los órdenes de la vida” y quien apunta que “no se puede excluir ese escenario”. “A nivel intelectual y conceptual, nada se puede excluir”, ha dicho.

“En términos pragmáticos, en términos concretos, entre personas del mundo empresarial y con un sentido de las cosas realista, en términos de probabilidad, yo diría que esa probabilidad no existe”, ha zanjado. Además, ha tachado de “majadería” la especulación de quienes advierten sobre una posible salida de España del euro.

SIN ALTO PELIGRO

El vicepresidente del Santander se ha referido a la situación económica de España en el ámbito europeo, en el que, en su opinión, “hay una gama, entre el blanco y el negro, de grises”. “Probablemente, en el lado más negro está Grecia, y a partir de ahí, empiezan las gamas de colores hasta el blanco más absoluto, que es Alemania”, ha explicado.

Ha recordado, además, que “recientemente se ha hablado de Italia”, entre los países críticos, “y más recientemente de Bélgica”, lo que significa que “aquí nadie está libre de pecado”. Estas situaciones demostrarían, según sus palabras, “la cierta inconsistencia” que los mercados, a veces, tienen “ante acontecimientos muy puntuales, menores”. “Los mercados los muy alarmistas, son muy sensibles, e incluso son un poco extremistas”, ha agregado.

Por esta causa, cree que España ha estado “en diferentes momentos, en diferentes escalas”, y, en la actualidad, pese al “castigo” que recibe en términos de deuda y liquidez, “está bastante al abrigo de esta situación”. “Está detrás de Grecia, detrás de Irlanda, detrás de Portugal, por un lado, y próximo a Italia, por otro lado”, ha añadido.

Además, ha llamado la atención sobre el hecho de que sea una economía a la que “cualquier tipo de decisión en Europa le afecta muy directamente, probablemente más que a ningún otro”. “Pero no creo que estamos en zona de alto peligro, lo cual no quiere decir que esto sea una invitación a relajarnos”, ha insistido.

Para Sáenz, es preciso tener “una hoja de ruta clara”, una ejecución “muy rigurosa”, y ambas cosas, hasta la fecha, “se tienen”. “No hay razón para no ofrecer esa credibilidad a los planes de ajuste tanto públicos como privados”, ha manifestado.

CREDIBILIDAD

Además, Sáenz ha aclarado que no es pesimista respecto “al final de la historia”, porque España está “haciendo razonablemente bien los deberes” y la “credibilidad” del ajuste fiscal es, en estos momentos, “muy superior a la de marzo”. “La determinación de las autoridades sobre la cuestión fiscal, en Europa está bastante asumida y clara”.

Para el vicepresidente del Santander, el Gobierno Zapatero cuenta, en este momento, con el crédito preciso para afrontar la crisis y acometer las medidas oportunas.

Sénz cree que el acuerdo sobre las pensiones cerrado entre el PSOE y el PP constituye un paso ‘en la buena dirección’ hacia las reformas estructurales necesarias. El ajuste fiscal ya es, en su opinión, “creíble”, la reforma del sistema financiero “ya está en camino” y la tercera necesidad, la reforma de las pensiones, “es un buen indicador de hacia dónde va el tema”. “Es una muy buena dirección”, ha agregado.

En su opinión, el próximo paso que el Gobierno debería dar para afrontar la crisis debería ser el de paliar la “rigidez” del sistema económico y que éste “funcione, sea competitivo, se ajuste y se adapte”.

“Muchos mercados tienen rigidez, desde la normativa de comercio a muchísimas otras de las normativas profesionales, y hemos estado viendo hace pocos días efectos de ese tipo”, ha dicho.

TRIPLE AJUSTE

Durante su intervención, Sáenz ha aludido al “triple ajuste” en el que se encuentra inmersa la economía española, en alusión al desapalancamiento del sector privado, el ajuste del déficit público y la reestructuración del sistema financiero”, que se debe desarrollar de manera “creíble y transparente” para “recuperar la confianza de los mercados”.

En su opinión, “el gran tema del momento es el ajuste del déficit fiscal”, un asunto no específico de España, ya que en esta materia, “está en rango” con otros estados, pero la deuda pública española “no es alta”.  Sin embargo, carece del control de su propia política monetaria, por lo que su ajuste debe hacerse “a pulso”, con una reducción nominal de precios y salarios. “Tenemos que hacer frente a un ajuste brusco, en modalidad ‘terapia de shock'”, ha señalado.

Sáenz ha insistido en que se debe evitar “a toda costa” el rescate para no perder la confianza de los mercados internacionales y no sufrir la caída de la inversión productiva y el incremento del coste de financiación de la deuda pública.

Para reconducir la situación se debe conseguir que el sector privado ejecute de forma ordenada el ajuste nominal de precios, los niveles de deuda y mire al exterior, mientras en sector público tienen que realizar un ajuste “creíble” del déficit y aplicar reformas estructurales. El sistema financiero deberá sanear sus balances “de forma creíble y transparente”, ajustar su capacidad y recuperar la rentabilidad estructural. En caso de que los mercados no perciban que se ejecuta “bien” el ajuste, se deberá asumir el “sobrecoste de financiación de toda la economía”.

También ha admitido que desde el Banco Central Europeo se podría “suavizar”  el proceso de ajuste que debe acometer España mediante la compra de deuda pública y privada en los mercados “de forma agresiva” para evitar “ahogara  las economía periféricas”. Además, ha considerado necesaria una mayor coordinación entre los países. “Tendríamos que buscar una mejor respuesta monetaria y política”, ha puntualizado..

Article Tags:
· ·
Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share