Nov 21, 2010
0 0

El Partido Verde Canario al Cabildo de Gran Canaria ha cuestionado la viabilidad ecológica y económica del tren

Written by
Share

Amalia Bosch Benítez, candidata del Partido Verde Canario al Cabildo de Gran Canaria ha cuestionado este domingo la viabilidad ecológica y económica del tren que proyecta el Cabildo de Gran Canaria, informó la formación en un comunicado.

De esta manera, Bosh ha expresado sus dudas sobre el modelo por el que ha optado el Cabildo, «un ferrocarril de cercanías de velocidad alta, con infraestructura y material móvil que permite una velocidad máxima del orden de 160km/h y características propias de las líneas correspondientes a  un tren de alta velocidad».

Según la candidata de los Verdes, el modelo elegido no corresponde a la necesidades reales de transporte, sino a la pretensión de acceder a la financiación nacional a través del Ministerio de Fomento. «Para ello era necesario que el trazado cumpliera requisitos incluidos en Real Decreto 1191/2000, de 23 de Junio, sobre Interoperabilidad del Sistema Ferroviario de Alta Velocidad que aunque por razones obvias nunca sería operable en las islas en sentido estricto», dijo.

Así, entendió que hay una contradicción entre la operatividad que se pretende, la financiación que se desea y la supuesta necesidad de lo que admite la realidad territorial del espacio isla, mientras destacó que «el modelo elegido produce una gran ocupación del territorio, 126 hectáreas según el Plan Territorial, un enorme impacto ecológico sobre terrenos agrícolas y sobre el paisaje atravesando parajes como el Barranco Real y la Vega Agrícola de Telde».

Por su parte, recordó que los Verdes ya presentaron alegaciones al mencionado Plan Territorial, «durante el periodo de alegaciones del mismo propusimos que se estudiara la viabilidad e un sistema de monorrail colgante similar al que funciona en Wuppertal (Alemania) desde hace 100 años, denominado ‘Schwebebahn’, que se caracteriza por su  seguridad y su nula ocupación del terreno. Este tipo de monorraíles dependen de una gran viga sólida como superficie de tránsito de los vehículos de la que cuelga el tren. Tal como ya se intento, en un proyecto abortado por intereses caciquiles, en los años 70».

Finalmente, consideró que el tren será un derroche de dinero público, sin precedente en Canarias, en un momento en que no hay presupuesto para cubrir las necesidades básicas de la población. «De momento ya ha comenzado un festín de 17 millones de euros para la elaboración del proyecto», concluyó.

Article Tags:
Article Categories:
Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share