Oct 7, 2010
0 0

Contrariamente al resto de España, el año hidrológico en Canarias ha sido seco

Written by
Share

El año hidrológico 2009-2010, que va del 1 de octubre de 2009 al 30 de septiembre del presente año se ha cerrado con un carácter «muy húmedo» y más de un 25 por ciento precipitaciones por encima de su valor normal, lo que ha producido un superávit medio de unos 180 litros por metro cuadrado, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, AEMET confirma que el año hidrológico ha resultado «en conjunto muy húmedo» de forma que el valor medio de la precipitación sobre España ha superado en más de un 25 por ciento al valor normal, con un superávit medio de precipitaciones sobre el territorio nacional de unos 180 litros por metro cuadrado.

El superávit ha sido «especialmente importante» en el tercio sur peninsular, mientras que amplias zonas del Mediterráneo y de la vertiente cantábrica el año hidrológico ha sido algo más seco de lo normal.

El año fue «muy húmedo» en la mayoría de Andalucía, zonas del sur de Castilla-La Mancha y oeste de Castilla y León e las islas occidentales del archipiélago canario; ligero superáti registraron zonas de la vertiente atlántica, La Rioja, sur de Navarra, este de Castilla-La Mancha, Murcia, áreas del norte y del sur de Aragón y de Cataluña. El año ha sido más seco en la mayor parte de las regiones cantábricas, norte y oeste de Galicia, extremos norte y sur de Cataluña, zona central de Aragón, parte de Canarias y azonas del sur de Castilla y León, norte de Madrid y norte de Castilla-La Mancha. El déficit «más acusado» se registró en el norte de Valencia, extremo oeste de Galicia y en Fuerteventura.

OCTUBRE Y NOVIEMBRE SECOS

Los meses de octubre y noviembre fueron «secos» en la mayor parte de España. Este periodo fue «especialmente deficitario» en lluvias, con valores que no llegaron a la mitad de los valores normales, en la mitad suroriental peninsular y en ambos archipiélagos.

Mientras, a mediados de diciembre la situación meteorológica predominante «cambió de forma radical» y se inició un periodo de precipitaciones «abundantes», que afectó de forma más acusada a las regiones del tercio sur peninsular.

Además, esta situación estuvo marcada por el claro predominio de los vientos de poniente y el paso de sucesivas borrascas de origen atlántico, se mantuvo a lo largo de los meses de enero, febrero y marzo, de forma que el valor de la precipitación media en España acumulada sobre el cuatrimestre diciembre de 2009-marzo de 2010 superó los 500 litros por metro cuadrado, el doble del correspondiente valor medio del periodo.

Igualmente durante abril, mayo y junio, las lluvias se han situado en su conjunto en torno a sus valores medios, de modo que «el importante superávit» de precipitaciones del invierno se mantuvo durante la primavera, con un promedio de unos 220 litros por metro cuadrado a finales de junio.

Finalmente, durante el verano, los meses de julio y agosto tuvieron un carácter «más seco de lo normal», sobre julio, mes en que las precipitaciones apenas llegaron al 50 por ciento de su valor medio. Mientras, en septiembre las lluvias se distribuyeron de forma «muy irregular» y su valor medio estuvo en torno a un 25 por ciento por debajo de lo habitual para ese periodo. De este modo, durante el trimestre estival el superávit redujo «gradualmente» aunque «de forma ligera» el «importante superávit» de precipitaciones que se había acumulado en el invierno.

Article Tags:
· ·
Article Categories:
Canarias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share