Sep 22, 2010
0 0

Se aprobó el Plan Especial del Paisaje Protegido de Las Cumbres en Gran Canaria

Written by
Share

El Gobierno de Canarias ha aprobado definitivamente el Plan Especial del Paisaje Protegido de Las Cumbres, en Gran Canaria, cuyo espacio natural ocupa una superficie de 4.329 hectáreas de los municipios de Artenara, Gáldar, Santa María de Guía, Moya, Valleseco, Tejeda, San Mateo y Valsequillo.

La Consejería regional de Medio Ambiente y Ordenación Territorial ha publicado este miércoles en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), el acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) que aprueba definitivamente dicho documento.

El acuerdo alcanzado por la Cotmac, en sesión celebrada el 26 de abril de 2010, relativo a este espacio natural, aprueba definitivamente el Plan Especial y entiende resueltas las alegaciones presentadas en los mismos términos en que se propuso en un informe técnico del Servicio de Ordenación de Espacios Naturales Protegidos y Paisajes de la Dirección General de Ordenación del Territorio.

El Paisaje Protegido de Las Cumbres limita al norte con el Parque Rural de Doramas, al oeste con el Parque Rural del Nublo y al sureste con la Reserva Natural Especial de Los Marteles.

FOCO CAPTADOR DE AGUA

Los criterios que fundamentan la protección del Paisaje Protegido de Las Cumbres, atendiendo a lo dispuesto en el artículo 48 del Texto Refundido, son «el notable papel que ejerce en el mantenimiento de los procesos ecológicos de la isla, en tanto que actúa como foco captador de agua y el hecho de que de este espacio parten la mayoría de los principales barrancos del noreste insular», informa el Ejecutivo regional.

Los elementos naturales geológicos y geomorfológicos singulares y de especial importancia y belleza paisajística tales como Montañón Negro y Caldera de los Pinos de Gáldar, entre otros, y la gran diversidad biológica que posee la zona también fundamentan la protección del mismo, junto con el paisaje de gran belleza y de gran valor cultural que representa.

Este espacio natural, por su disposición, ejerce «un papel notable en el mantenimiento de procesos ecológicos esenciales como es la captación de aguas al situarse en la fachada norte y en el sector de la cumbre de la isla».

Por otra parte, en él se insertan la mayoría de las cabeceras de los principales barrancos del noreste de Gran Canaria y pueden encontrarse abundantes endemismos y especies amenazadas.

En la mayoría de estos barrancos existen, además, presas en sus tramos más bajos, de ahí la importancia que para el área supone la protección de los suelos.

DE GRAN BELLEZA

En conjunto, la administración autonómica defiende que se trata de un paisaje típico de cumbres y de gran belleza, donde también existen elementos naturales singularizados de interés geológico y geomorfológico, como el Montañón Negro, la Caldera de Gáldar o el Roque del Saucillo, y constituye un espacio de cumbre de gran valor paisajístico.

Este espacio fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como Parque Natural de Las Cumbres, y reclasificado por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias como Paisaje Protegido.

Casi todo el espacio protegido, con la única excepción de un sector en Cueva Grande, está declarado área de sensibilidad ecológica y dentro de este espacio se encuentra el monte de utilidad pública «Cortijo de las Mesas».

Respecto a la zonificación, el documento de protección distingue entre zonas exclusión y de usos restringido, moderado, tradicional, general y especial.

Article Tags:
· ·
Article Categories:
Gran Canaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share