Sep 7, 2010
0 0

Guardias civiles creen que con la investigación de irregularidades de altos mandos se busca expedientarles por denunciar

Written by
Share

Agentes de la Guardia Civil en la isla de La Palma creen que la investigación interna iniciada por el Cuerpo Armado a raíz de que se hicieran públicas sus denuncias por presuntas irregularidades de altos mandos de la Benemérita es un «expediente disciplinario encubierto», según explicaron a Europa Press fuentes del sindicato Unión de Guardias Civiles (UGC).

Así ya han trasladado una queja al director general de la Guardia Civil en el sentido de que creen que la ‘reservada’, es decir, la indagatoria previa, iniciada recientemente es un expediente disciplinario encubierto. Además cuestionan que la toma de declaración se realice en la isla de Tenerife y no en La Palma y en distintos días con lo que se pasa por alto el principio de economía procesal.

El pasado mes de julio se informó de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Los Llanos de Aridane investiga si varios mandos del Cuerpo han recibido dádivas de un empresario de la construcción –que podría haber cometido irregularidades urbanísticas– a cambio de un trato de favor. Días más tarde se hizo público que la Guardia Civil abriría una investigación interna, la segunda, para aclarar esta tesis denunciada por agentes ligados al Seprona.

En un principio, los agentes denunciantes valoraron positivamente, según indicaron, el anuncio de abrir una información reservada, pero su parecer varió cuando tras las primeras tomas de declaraciones se les informó de que estaban impulsadas a instancia del sargento denunciado. Esta situación se suma a que hasta en tres ocasiones uno de los agentes denunciantes ha redactado partes disciplinarios que en ningún caso han sido incoados. «No se investiga y han caído en dique seco», denuncian.

Según relataron las primeras personas citadas lo fueron para «ser oídas», pero a la hora de hacerlo se les leyeron los derechos por si de sus palabras pudiera desprenderse un expediente o la imputación de algún hecho ilícito. Por eso concluye el sindicato que las pesquisas se convierten en un expediente disciplinario «encubierto».

A esto se añade que la investigación busca esclarecer una denuncia del sargento al sentirse éste acosado por los guardias denunciantes.

De igual forma, critican los agentes que las críticas a los mandos ha propiciado que se retiren reconocimientos o que se les impida acceder a derechos como la concesión de permisos en circunstancias especiales.

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share